contactenos
A portada


Noticias
 
El Gobierno busca garantizar que se pague el bono ante resistencia de las empresas - 13/09/2019   Los empresarios argumentan que muchas pymes tendrán problemas para pagarlo y adelantan que sólo podrían aceptarlo si se toma a cuenta de otras contribuciones o si se abonara en cuotas.

 

Instalado ya en el epicentro de la agenda pública, el bono para trabajadores del sector privado puso al Gobierno en una situación compleja, que aún no tiene resolución. Los funcionarios saben que más temprano que tarde habrá que acordar algún tipo de mejora de los ingresos, luego de que agosto terminara con una inflación del 4%, según datos oficiales.

Pero el horizonte para el bono no está despejado. En el Ministerio de Producción y Trabajo admiten que hay que evaluar la situación de las empresas, que enfrentan un combo preocupante, con fuertes caídas de ventas y aumentos de costos.

Pese a ello, el Gobierno está decidido a avanzar con el plus salarial para los trabajadores privados, aunque aún no está claro cuál será finalmente la recomposición que percibirán. Mientras la CGT pidió $ 5000, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, aún tiene el tema en estudio sobre su escritorio. Se evalúa un pago por única vez, en cuotas o no remunerativo.

En este contexto, el propio presidente Mauricio Macri sumó su voz desde Santa Fe, pero sus palabras generaron más ruido, al instar a los empresarios a "poner el hombro" para pagar el bono.

"Intentemos que todos puedan, es un momento de poner el hombro. Yo confío en que los industriales también van a poner el hombro como están poniendo los argentinos", dijo.

En declaraciones radiales, el ministro Sica admitió la "voluntad" de otorgar algún beneficio al sector privado, pero aclaró que no puede ser una carga desmesurada para las empresas. "Tenemos la voluntad, sabemos que tenemos que cubrir una necesidad y que hay que buscar algo que compense a las empresas y no las ahogue". La compensación puede ser la llave que permita llegar a un acuerdo.

Pero antes de eso, Sica convocará a cámaras empresarias a una reunión que tendrá lugar los primeros días de la próxima semana. El objetivo es "escuchar a las empresas", antes de tomar una decisión. El ministro admite que hay "caídas de ventas y aumentos de insumos", y además necesita evaluar "cuál es el desafasaje de los salarios" luego de la devaluación.

El bono aparece como una alternativa que no convence a todos pero sería una coartada para no tener que avanzar en una reapertura de paritarias, un paso de resultado incierto en esta coyuntura. Frente a eso, el Gobierno hará todo el esfuerzo necesario para consensuar el bono, aunque no será un partido fácil.

Desde los sectores empresarios sostienen que amplios sectores no pueden afrontar el bono. "Las pymes están diciendo que es imposible pagarlo, están abonando con atraso los sueldos, tienen planes de pago de todo tipo, ahora les ponen esto y es imposible", afirman desde CAME, entidad que nuclea a pymes de todo el país.

Fuentes de la UIA sostienen que "el bono no puede ser obligatorio, algunas empresas no van a poder afrontarlo, ni siquiera en cuotas. Quizás sí pueden hacerlo el Estado o los exportadores, pero la industria está con problemas".

Los referentes del comercio alegaron que el sector "no está en condiciones de pagar un bono" con caída de ventas del 10% interanual en unidades y tasas de interés de más del 100%". Si finalmente tuvieras que afrontar este pago, una fuente sectorial indicó que "la única posibilidad es cuotificarlo o compensarlo" con algún impuesto o contribuciones patronales.

En el sector de la construcción, en tanto, también admiten dificultades para pagarlo en un momento de la fuerte caída de la actividad. Pero alertan: "Nuestro convenio está indexado, así que el bono es superabundante, los salarios se habrían ajustado por arriba de la inflación".

Carlos Boyadjian

Fuente: El cronista

contactenos
A portada